Descubre 20 usos del Bicarbonato de Sodio

0
1910

El bicarbonato de sodio se ha vuelto indispensable en el hogar, ya que aparte de ser económico, ecológico y natural es bastante útil en la limpieza de la casa, auxiliar para la salud y la belleza.

El bicarbonato de sodio es un compuesto blanco sólido cristalino que se obtiene de un mineral presente en la naturaleza llamado natrón.

Es un compuesto soluble en agua y tiene un ligero sabor alcalino.
Una de las particularidades más notorias que tiene es que cuando se expone a un ácido moderadamente fuerte se descompone en dióxido de carbono y agua. Esto es lo que le da al bicarbonato algunos de sus múltiples usos.

Belleza

Dientes blancos. Si deseas lucir unos dientes blancos y relucientes, haz una pasta espesa mezclando un poco de agua y bicarbonato de sodio. Cepilla tus dientes con esta mezcla una vez por semana, además de blanquear combate las bacterias de la boca y elimina el mal aliento.

Exfoliante. Tan simple como mezclar tres partes de bicarbonato de sodio con una parte de agua, para formar una pasta.
Frota la piel suavemente con movimientos circulares y enjuaga. Úsalo dos veces por semana.

Desodorante. Aplica bicarbonato de sodio en las axilas para neutralizar el olor corporal.

Cabello limpio y manejable. Espolvorea una pequeña cantidad de bicarbonato de sodio en la palma de tu mano junto con tu champú favorito. Aplica y enjuaga como de costumbre el bicarbonato ayuda a eliminar los residuos de los productos de peluquería.

Elimina las ojeras. En un tazón pequeño, mezcla una cucharadita de bicarbonato de sodio con té de manzanilla hasta formar una pasta líquida.

Sumerge un poco de algodón en la mezcla, y aplícala sobre la piel debajo de tus ojos.
Deja actuar la mezcla durante al menos 20 minutos y enjuaga.

Salud

Eficaz para la acidez. Lo único que tienes que hacer es agregar media cucharadita de bicarbonato en un vaso con agua y te ayudará a aliviar el ardor de estómago.

Picaduras de insectos. Para aliviar la picazón, espolvorea bicarbonato en la mano y frota en la piel húmeda después del baño o ducha.

Limpieza del hogar

Desinfecta y blanquea diversas superficies. Desde una tina de baño hasta azulejos, baldosas o la cocina. En una esponja húmeda espolvorea bicarbonato de sodio y frota como regularmente lo haces. Por último deja reposar 5 minutos, enjuaga bien y seca.

Incrementa el poder del detergente líquido. Dale a tu ropa una mejor limpieza al añadir ½ taza de bicarbonato de sodio en cada carga. Un mayor equilibrio de pH en el lavado de la ropa la deja más limpia, fresca y brillante.

Malos olores del frigorífico. Deja un bote abierto con bicarbonato dentro. Cámbialo cada 3 meses.

Limpieza del microondas. En una esponja húmeda espolvorea un poco de bicarbonato de sodio. Frota suavemente dentro y fuera del microondas. Limpia con un paño húmedo y limpio.

Elimina machas de aceite y grasa. Esto se logra esparciendo un poco de bicarbonato de sodio y frotando con un cepillo mojado con agua caliente.

Limpieza de muebles. Elimina marcas de paredes y muebles pintados mediante la aplicación de bicarbonato de sodio a una esponja húmeda y frotando ligeramente. Después limpia con un paño limpio y seco.

Cocina

Suaviza la carne. Sumerge la carne en un recipiente con agua y dos cucharadas de bicarbonato de sodio.

Para desinfectar frutas y verduras. Disuelve un poco de polvo en agua y sumérgelas durante 10 min, frótalas y enjuágalas.

Elimina el olor de la coliflor al cocinarla. Si deseas eliminar el desagradable olor que desprende la coliflor al cocinarse, agrega una pizca de bicarbonato y ¡santo remedio!

Suaviza los purés. Una cucharadita de bicarbonato de sodio es suficiente para suavizar los purés y darles una consistencia un poco más cremosa.

Elimina la acidez a la salsa de tomate. A veces la salsa de tomate resulta bastante ácida. Para evitar este problema se suele aconsejar agregar una pizca de azúcar durante la cocción, pero una pizca (la punta de una cucharita) de bicarbonato de sodio al final de la cocción tiene exactamente el mismo resultado.

Cuidado de las plantas

Fungicida. Mezcla un galón de agua con cuatro cucharadas de bicarbonato. Aplícalo a los rosales para combatir las manchas negras de hongos, o en árboles o plantas frutales cuando éstas comienzan a aparecer.

Fortalece tus plantas. Harás que la fotosíntesis sea mayor (y que así se fortalezca tu planta y crezcan más hojas). Primero deberás probar en las hojas porque a algunas plantas no les sienta muy bien. Haz una mezcla con un poco de bicarbonato con vinagre. En 24 horas revisa la planta, si esta va bien podrás continuar con el proceso.

Disfruta de los beneficios del bicarbonato de sodio.